miércoles, 10 de febrero de 2010

las palmas.




.


Te has convertido en esa extraña inercia que te conduce a la autodestrucción. El viaje, como no, en forma de espiral. De esta forma la imposibilidad de curación alcanza nubes altas y soporta golpes bajos. Olvídate de volver. De esa niña definida como líder natural y de ideas enigmáticas, nada queda. Te repartiste por pedazos y te deshonraste de kilómetro en kilómetro. No te encuentras en lo de siempre y te reconoces en tus antiguos “nunca haré”. Arriesga todo lo que quieras arriesgar y vuelve a vender tu alma a precio de aire. Al final te vas a encontrar con lo mismo con lo que siempre te has encontrado: nada.
¿Y sabes qué es lo peor de todo?
Que es culpa tuya.
Y lo sabes.

1 comentario:

ladymandarina dijo...

las canteras?? :)

cada una de las decisiones que tomas, o las que desechas, forman parte de la configuración de tu identidad. los principios que nos marcamos en un determinado momento nacen de ese momento, y muy difícilmente podemos saber entonces qué ocurrirá mañana y si llegaremos a cumplirlo. no es un fracaso, ni una deslealtad. es crecer, adaptarse, evolucionar, encontrar... aprender al fin y al cabo. nada siempre es algo, porque eres capaz de identificarla. y lo sabes :)