domingo, 14 de marzo de 2010

fiestas '10


Ilustrísimas colegialas del Colegio Mayor Miguel Antonio Caro, comensales varios y demás asistentes a Villa Séneca… ¡Bienvenidos a la inauguración de la Semana de Fiestas 2010!

Escribió una vez Shakespeare: “Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, engánchalos a tu alma con ganchos de acero” Una Semana de Fiestas nunca sería posible sin la unión, en mayor o menor medida, de las 124 colegialas que componemos el Colegio Mayor Miguel Antonio Caro. Cada una de las personas que integramos este gran Mayor, somos vitales para sacar adelante los ocho días que suponen las Fiestas de Primavera. El compañerismo que se respira estos días entre nuevas, vicenuevas y veteranas supera los límites alcanzados en cualquier otra época del año.
Cuatro veces cuatro. Éstas han sido las veces que estos ocho ojos han visto pasar año tras año la Semana de Fiestas. Con la experiencia que arrastramos a nuestras espaldas, podemos afirmar que es en estos días cuando más que nunca la nueva generación se impregna del sentimiento azul y blanco.. Guiadas por las vicenuevas y capitaneadas por las veteranas no nos queda más que expresar el orgullo que sentimos al observar los lazos de unión que se comparten en nuestro colegio. Asimismo, auguramos la permanencia del espíritu colegial en la lucha contra cualquier dragón burocrático o contra cualquiera que se atreva a desafiarnos poniendo a prueba nuestras habilidades personales, deportivas y, por encima de todo, colegiales.
Si el pasado curso nos mudamos al Olimpo de los Dioses este año viajaremos por la Edad Media. Con la elegancia propia de los más altos cargos de la Corte medieval, queremos que todas mostréis respeto y clase como máximas de nuestro Colegio.
En el medievo cada escudo suponía la representación de una familia y como toda gran familia, nosotras también contamos con nuestro propio emblema. Ahora más que nunca queremos que tengáis presente el lema que guía nuestro colegio “esse Quam videri”, o lo que es lo mismo, “es más importante ser que parecer”. Si pareces nunca llegarás a ser, pero si eres la esencia se transformará en eterna. Por lo tanto es de vital importancia SER del Caro. Toda aquella que no quiera simplemente parecerlo, deberá aportar una parte de si misma a la mejora de este gran Colegio.
El Caro no se forma por sus paredes, el Caro se forma mediante la unión de todas las colegialas que lo conforman. El fortalecimiento de los principios que se han ido fraguando durante los 39 años que estas puertas llevan abiertas, debe continuar por muchos años más. Desde aquí os animamos a todas a ser embajadoras de los valores que aquí se aprenden: limpieza en el juego, educación en las formas, esfuerzo en lo académico y lealtad en la amistad.

Y si el Cid hizo leyenda, que lo mismo haga el Caro…
¡Que comience la fiesta!

No hay comentarios: