domingo, 4 de abril de 2010

contra daños y prejuicios.




Para mirar de frente al sol me aseguro de provocar una sonrisa al día. Para mirar de frente al sol penitencio mis pecados y no juzgo los ajenos. Para mirar de frente al sol siento lo prójimo como si fuese propio y defiendo los lazos que me rodean por todo el tiempo que me costó atarlos. Para mirar de frente al sol pongo mi espalda antes que sus caras y me preocupo por las cadenas que no pueden aflojar porque también son las mías. Para mirar de frente al sol me hace falta una dosis cada poco tiempo y las necesito en plenas facultades.



Así que lávate las manos antes de ensuciarte la boca si no quieres que te frote lejía con mi mirada.



1 comentario:

Anónimo dijo...

jajaj ahora q soy seguidora y me entero de q va esto... q bonitoooo soy molo q no se q me pone...