lunes, 24 de mayo de 2010

los mundos que me rodean.


En el Mundo de Blancalandia las decisiones cambian de forma cada diez minutos. “Si, no, si, no, si, no. Otra vez si, otra vez no”.
¿Por qué pasa eso? La Reina de las Damas de Blancalandia tiene varias zarzas enredadas en su cabecita y no las puede desenredar.
Es por todos sabido que, aunque uno luche con todas sus fuerzas para alejar demonios personificados en Decisiones, una vez se instalan en el subconsciente no hay quien los saque de ahí. Disculpen, corrijo. Si hay alguien: el Tiempo. El Tiempo nació no se sabe muy bien dónde con un anexo llamado Casualidad. Si uno deja que las cosas pasen, el Tiempo hace el resto porque “Lo que tenga que ser, será”. El Tiempo y la Casualidad siempre trabajan juntos para que las Decisiones se asienten y finalmente descansemos por dentro y por fuera.

Por eso espero que BlancalaReina deje reposar decisiones como lentejas en agua. Alguien tendrá que seguir gobernando el Mundo de Blancalandia… y al fin y al cabo, ELLA es la Reina.

[Todavía no hace falta que traces un camino.
Las vías estarán siempre aquí.
Y sino, siempre nos quedarán los mojitos]

No hay comentarios: