viernes, 7 de mayo de 2010

Marcas vitales.


Deja de pensar que nada te afecta.
De repente llega un día en el que caes en la cuenta de que tu educación católica ha provocado que todo te de pena y que por todo te sientas culpable.
Asúmelo.
Es más fácil ir con la corriente que contra ella.

No hay comentarios: