viernes, 2 de julio de 2010

cómo recoger cuatro años en 72h.


No me gusta la cobardía ni los sucedáneos de valentía. Soy partidaria de que cada uno haga frente a las situaciones que provoca y aunque, sé que toda vida tiene cierta influencia del azar, nuestro día a día no es la suma aleatoria de casualidades sino de opciones que vamos escogiendo, concienzudamente, mientras rechazamos otras. A mi no me gusta ir dando lecciones de vida, ni poner mi cara antes que la de nadie. Y si; yo también veo en ciertas personas ese arranque que otros no tienen y que por eso siempre van un paso por delante pero no me escudo en ellos. Porque lo que yo provoco, lo arreglo yo. Al menos eso intento…

Una vez me enseñaron que siempre hay una tercera opción:


“Si alguien te da una pistola para que mates al que tienes enfrente amenazándote con que si no lo haces, te dispararán a ti, siempre tienes otra opción: matarte tú. El de enfrente no tiene la culpa”

En la vida hay que tener principios y seguirlos. Si no los utilizas en las nimiedades ¿cuándo vas a hacerlo? Puede que nunca llegue una verdadera lucha de titanes donde emplearlos. Si todos hiciéramos frente a lo que podemos y debemos, el sentido de la vida brillaría por sí mismo.
Así que, paso a paso, construye tu camino.


De todo aprendemos y esto es, más o menos, lo que aprendí de la última etapa.

Comienza otra.
Ganas, muchas ganas

No hay comentarios: