domingo, 22 de agosto de 2010

El ataque del mosquito que fingía ser el hombre de hojalata en su versión femenina.

Si la inconsciencia de tópicos tuviese nombre… Si los pronósticos equivocados sufriesen de tendencias hipocondríacas… Si otra visión de la realidad se recogiese en seis letras… Si se pudiese anotar Matrícula de Honor a un lado de la originalidad dialéctica… Si la imaginación sólo pudiese dirigirse hacia un cerebro… Si la templanza se transmitiese en “no tengo la solución, pero estoy aquí”… Si el carisma se personificase parloteando asturiano… Si la lealtad se rigiese por normas propias… Si las preguntas sin respuesta tuviesen firma… Todo estaría atado a un nombre; el tuyo.


En el Mundo hace falta más diferenciación positiva.

Pon a un teorizador del Submundo y del Supermundo del ácaro en tu vida.

Te aseguro que de esta forma, el despertar de cada día irá marcado por el buen pie (el izquierdo claro, con su FAI y su CNT)


Feliz parrafeti de no cumpleaños

:)



No hay comentarios: