martes, 21 de septiembre de 2010

La elegancia del erizo.

... o cómo descubrir que no se sabe de nada.

No hay comentarios: