martes, 21 de diciembre de 2010

El día que uno decide denominarse como trascendental, sentencia su pena de muerte por quema de intelecto.

No hay comentarios: