sábado, 22 de enero de 2011

Mi Paulita.


Impresionante desde prismas inabarcables. Espectacularmente entregada en el sentido más maternal de la palabra que provoca ser el sustento de los suyos y de los no tan suyos. Profundamente empática, quizás por la mochila que le ha tocado cargar y porque tiene más cielos recorridos en su vida de los que hemos volado muchos en la nuestra. Brújula desde una cualidad tangible que nos orienta entre calles parejas y desde una visión intangible cuando nos guía dentro de nosotros mismos.

Se puede empezar estrenando inversos día a día y descubrir por medio de consejos fallidos que poseemos y compartimos una extraña materia de aguante digna de los más tontos o de los más nobles; para ser benévolos. Pero sé que en un trastorno estacional de alguna parte se encontrará el verdadero Apocalipsis, porque los pasos se construyen a base de uno más uno y alguno tiene que ser el primero definitivo.

Ten por seguro que cuando la luz se cierre y tú hayas luchado contra titanes o vivido historias de mazmorras, ella ya se habrá ganado el Universo por ti y por mí. Practicante involuntaria de la ciencia de los extremos que, al fin y al cabo, la han hecho madurar tomando la vía correcta. Creyente del arte del sopesar y de una infinidad de nimiedades positivas que juntas, ganarán en peso a lo negativo. Con tiempo; la mejor medicina natural. Es difícil enfrentarse a esa originalidad espontánea sin acabar derramando carcajadas. Es un desarme completo de la seriedad el que se produce cuando nos mira con esos hoyuelos tan suyos, tan de cuna, tan brillantemente heredados y que nos hace darnos cuenta de que, tontos de nosotros, gran parte de lo que un día creíamos que se fue, se quedó realmente en ella.

Cada 20 de enero nace una persona nueva… Y es que a la capacidad de reinvención mejor le vamos titulando Paula antes de abrir la boca. En su galaxia personal sobre el “poco a poco” apuesta siempre por el "medio lleno" que si ahora no lo está, en poco tiempo rebosará. Es mi ejemplo carnal de que quien quiere, puede.


Felicidades.

No hay comentarios: