lunes, 20 de junio de 2011

De noche me ocupa un Dalí descafeinado.


Seated Woman Looking at the Sea
Neil Rodger


Anoche soñé que le besaba. Estaba sentada sobre él. Enredados con calma y sin parar de buscarnos, me di cuenta de que veía pasar tras sus párpados frases escritas con letras blancas. Todas ellas llenas de disculpas: "todo va a salir bien", "no va a volver a pasar nada malo", "te lo prometo", "ha sido mi error"... Algo similar, creo recordar. Simples pero perfectas.
Mientras los créditos avanzaban de párpado en párpado consolidando lo que por seguro sería una nueva reconciliación, yo sonreía divertida. "Pero, ¿cómo puede estar haciendo ésto? Si es imposible..."
Entonces yo le seguía besando y él me abrazaba, feliz. Muy feliz de corresponderme. Pausadamente abrió los ojos y se separó apenas de forma imperceptible para otro que no portara mis labios. Con algo que pareció ser media sonrisa burlona me dijo: "¿Lo has leído todo? Pues ya lo sabes". Y tras otra sonrisa absolutamente cómplice, absolutamente franca, vuelta al beso.

No hay comentarios: