lunes, 31 de octubre de 2011

Desde aquí no se contempla ser tierra de nadie.


Eres la única guerra justa que conozco.

Cuando tu pecho anuncia veda abierta
aviso a mi tacto de que no puede subir de la nuca
quedándole como premio de consolación premeditada
bajar de la cintura cuantas ideas de querer quiera.

Le gusta aquello de quien hizo la ley hizo la trampa
porque nadie le prohíbe las fluctuaciones de pasos indecentes.
De hecho hay miradas que te escribo con verbos
y siempre se me cae algún quererte por la vida
y algún follarte por la esquina.

Parto con la ventaja de saberte por la espalda.
Así es. Tú no puedes verte por detrás
ni sabes que como mejor te sientes
es con menos ropa al cuello
y más piel a la vista.

Si los presagios fueran ciertos
y acertasen en aquello de que todos nos desgarraremos
al menos una vez en este insensato lado del mundo
compondré tus piezas moviendo carriles
cuidando bien de que los bordes de unas
encajen con las roturas de otras.

Qué menos puedo hacer cuando pintas mis labios
usando como brocha lengua y como pintura saliva.
Qué menos que abrirte las puertas del cielo
para que entregues tu aliento a mis cerraduras
rompiéndolas en un poco a mucho hasta llegar.
Simplemente hasta llegar.

No seremos nunca como esos dos de las películas
ella chica siliconada, él torso moreno en cuadrícula
que gritan desbocadamente al unísono de un placer fingido
mientras se derrumban las paredes de la alcoba
decorada de perfecto decorado.

Pero qué se le va a hacer.
La vida es dura, la realidad auténtica y nosotros mejores
con la ropa de ayer sin lavar
la piel descoloreada al natural
y dos gritos independientes, acompasados
que mejor suenan juntos y rotos de puro gusto.

Tendrías que haberme avisado de que me quedaría sin armas
para firmar un armisticio bajo las sábanas de tu demencia
tratando las cláusulas con estas yemas
y escribiéndote en la palma mi letra pequeña.

Eres.

Eres el mejor trato que he cerrado.

1 comentario:

Javi dijo...

¡Guau! que maravilla de mensaje contenido en unas preciosas frases. Me encanta la organización de tu blog, a ver si me pongo las pilas y aprendo un poquito.

Un saludo enorme