domingo, 22 de enero de 2012

El desayuno de los domingos

Si un minuto basta para morir, debe bastar para cambiar
Alain (Émile Chartier)




Deberíamos exigirnos renacer cada día y varias veces

No hay comentarios: