viernes, 16 de marzo de 2012

Completamente viernes



Por detergentes y lavavajillas, 
por libros ordenados y escobas en el suelo, 
por los cristales limpios, por la mesa
sin papeles, libretas ni bolígrafos, 
por los sillones sin periódicos, 
quien se acerque a mi casa 
puede encontrar un día
completamente viernes. 

Como yo me lo encuentro
cuando salgo a la calle
y está la catedral 
tomada por el mundo de los vivos 
y en el supermercado
junio se hace botella de ginebra, 
embutidos y postre, 
abanico de luz en el quiosco
de la floristería, 
ciudad que se desnuda completamente viernes. 

Así mi cuerpo 
que se hace memoria de tu cuerpo
y te presiente
en la inquietud de todo lo que toca, 
en el mando a distancia de la música, 
en el papel de la revista, 
en el hielo deshecho
igual que se deshace una mañana
completamente viernes. 

Cuando se abre la puerta de la calle, 
la nevera adivina lo que supo mi cuerpo
y sugiere otros títulos para este poema: 
completamente tú, 
mañana de regreso, el buen amor, 
la buena compañía. 

Luis García Montero
Ropa de calle. Cátedra. 

No hay comentarios: