sábado, 10 de marzo de 2012

Te podría matar de un balazo forjado en acero de recuerdos.
Seguro que caerían algunas gotas de sangre para decorar el casquillete destrozado.
Destrozado y gris como tu masa ósea
o como tu tórax y lo que va por dentro.

No hay comentarios: