sábado, 4 de agosto de 2012

DIARIO DE VERANO II

Un día yo fui el diablo. 
Besé como un diablo. Pensé como un diablo. Toqué como un diablo. Actué como un diablo. 
Fue divertido.
Qué demonios.

No hay comentarios: