martes, 25 de septiembre de 2012

Polillas a la luz y pelillos a la mar.

Fuimos creados para destruirnos. No hay máquina de precisión que guarde una orden similar a nuestro deseo de acabar con todo lo que nos rodea. Arrasaremos con absoluta exactitud. Voluntariamente. Disfrutaremos de un corto viaje en espiral en el que ensuciaremos el agua, quemaremos la madera y ahumaremos el cielo. Nos odiamos. Pereceremos.

"No había otra manera mejor de acabar con nosotros mismos"

No hay comentarios: