miércoles, 28 de noviembre de 2012

Cincuenta y cinco.


Son cincuenta y cinco pero él dice que son diez. "¿No es cinco más cinco?" Siempre se le han dado bien las matemáticas. Cumplimos el mismo día, un 28, pero con diferencia de tres meses (y de 30 años). Por eso digo que mis tres meses fueron su mejor regalo en el 88. A mí, que nunca me han gustado las matemáticas. A él, que se le dan tan bien.