miércoles, 26 de diciembre de 2012

20.00h - 21 de diciembre.

Tengo la teoría de que en los aviones donde viaja gente que realmente vale la pena no me pasará nada. Es una teoría bastante estúpida si tengo en cuenta la cantidad de gente válida que ha visto su fin en un avión. En cualquier caso, en mi último avión no las tenía todas conmigo. 
También he creído siempre que la gente que se deja un dineral en un bocadillo de menú tiene mucho dinero y no sabe donde malgastarlo mejor. Los bocadillos son más pequeños que en sus fotos, siempre tienen peor pinta y nunca alimentan como deben. En mi último vuelo reorganicé mis creencias. Pensé que quizás hubiese gente en mi avión que, como yo, llevase ocho horas sin comer, que hubiese sufrido una huelga de restaurantes de aeropuerto y cuyo vuelo hubiese sufrido un retraso de dos horas. También descubrí que no siempre hay menús para todos en el avión. 

No dormir por el hambre me facilitó acabarme Algún día este dolor te será útil.

Son las 00.05h y la temperatura exterior es de 20 grados centígrados. 

Y así empezaron mis vacaciones. 


No hay comentarios: