miércoles, 19 de diciembre de 2012

Todos estos años.

Los años se clavan en el estómago. No molestan si no se les molesta. Los recuerdos son buenos agitadores. Cuando los recuerdos agitan, los años extienden sus ramas. Izquierda, derecha. Arriba, abajo. Los años pinchan. Los años pesan. Saben permanecer a buen recaudo, como años listos que son. 

No hay comentarios: