lunes, 1 de abril de 2013

Después del parón.

Mientras se alejaba, dejando el Atlántico bajo su ventanilla derecha, pensaba que este estado de ánimo, tan calmado y tan próximo al verano, sólo podría mantenerse leyendo a Roberto Bolaño. Hasta la próxima visita, claro. 

No hay comentarios: