lunes, 15 de abril de 2013

Querida Carmela,

Madrid, a 15 de abril de 2013. 



Probablemente no seas consciente de los lazos que has ido dejando a tu camino. "Si el corazón se aburre de querer para qué sirve". La frase es de Benedetti, ese señor que sirve de inspiración para decorar mesas de cafés llamados, por ejemplo, El Jardín Secreto. El otro día topé con ella, en alguna parte, y una ágil asociación de ideas me llevó a pensar: "¡Ah! Ese café fue para Carmelita". Carmela, tienes un nombre que ni siquiera los diminutivos estúpidos son capaces de ensuciar. 
Te alegrará saber que la primavera ha decidido aparecer por estas latitudes en tu aniversario. Un hecho romántico y heroico, de esos que te dejan huella. "En el año dos mil trece Madrid me felicitó en la distancia sacando a pasear al sol" escribirás en tus memorias; capítulo 'Hechos gloriosos'. Y sin duda no será, ni siquiera se acercará, a lo más impresionante que recojas. 
Desde ayer, y sin saberlo, ya andan volando otros tantos de tus lazos. Se sucederán eternas tardes doradas, nacaradas, sonrosadas. Atardeceres que transformarán a los laicos en creyentes. Cuando recibas esta misiva ya contarás, a falta de mayor exactitud, con 24 años y un día. Entramos en estos cuatro meses y catorce días (catorce días) en los que compartimos cifra (los veinticuatro). Mucho cuatro. Mucho catorce. Leo que el catorce es el número de la fusión y de la organización. De la justicia, de la templanza y, contradictoriamente, también del borracho. Como no sabemos de la perdurabilidad ni del alcance de estas letras, no me permito hacer comparaciones con unos significados y con otros. Señalo que está de más establecer semejanzas entre tu número, sus significados y tú misma.
Carmelita, me despido (bueno, me pospongo) pidiéndote más capítulos y más lazos. 

P.D: Esa de ahí arriba eres tú, por si no te reconoces, en un glamuroso supermercado portugués. Algo rota, eso sí, pero handmade del todo, que es algo que siempre lleva implícito cantidades ingentes de cariño. 
P.D.2: Me estás hablando por WhatsApp. Me has pillado in fraganti (algo así). Los nuevos mundos es lo que tienen. 

Con mi más Atlántico y sincero amor, 

Yo misma. 


1 comentario:

Carmela dijo...

Joder Noe, no me canso de releer tus dedicatorias. Qué grande eres! tenemos que vernos. <3