domingo, 12 de mayo de 2013

De des-. De re-.


Summer Evening. Edward Hopper

Hay días en los que resurge el remolque de los aniversarios, de los acontecimientos pasados, y la casa se llena de prefijos re-. Hay fotos que esperan ser re-visadas una vez más. Hay distancias que suplican ser re-calculadas bajo un baremo de, digamos, impersonalidad. Como antónimo de intimidad escojamos des-confianza y, así, también nos toparemos con algunos prefijos des-."Por aquella época tu vestías con zapato de tacón y la des-confianza perdía fuerza ante la oportunidad de una nueva re-caída." En el día de los remolques se eligen palabras para todo aquello que se quedó en el marco de la puerta. Puerta, cómo no,  que no se cierra ni en una dirección ni en otra. Con cierto reparo se escriben palabras. Unas y otras actuando en un entramado de apariencias y, mientras tanto, aquí estamos nosotros, sin saber si estamos trazando entre letras las curvas correctas. La corrección es lo que queda cuando se esfuma la naturalidad. 

No hay comentarios: