lunes, 13 de mayo de 2013

LUNES


El romanticismo (aún) no ha muerto. Se tumba a mi lado y me dice que parezco una modelo de Schiele. Por lo desgarbado, espero, no por lo tormentoso. Me agradece cosas por escrito. Me hace reír. Se emociona con mis buenas noticias. Fantasea con el matrimonio. Me abriga por las noches. Se enfada conmigo si me provoco algún mal. Recoge céntimos por la calle. Deliciosa fortuna la que me ha tocado. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

(L)