sábado, 6 de julio de 2013

Qué difícil eres.

Qué difícil eres cuando te echo de menos.
Eres difícil cuando no estás al otro lado
de mi mano, de mi vista, de mi cama.

Qué difícil eres cuando no estás
y me obligas a recordarte,
a imaginarte.

Qué difícil eres cuando te escondes
tras veintiséis días.

No hay comentarios: