jueves, 20 de marzo de 2014

LOLITO, de Ben Brooks


Cuando hablo de Brooks pienso en Ben porque, si en algún momento hubiese querido tener un hermano pequeño, habría deseado que fuese como él. 
No voy a mentir. 'Crezco' me gustó mucho más. Quizás por la novedad de leer a alguien nacido en el 92. Sin embargo, creo que leer a Brooks es una apuesta segura al escape de sonrisas en el Metro. Escribe como si no le costase trabajo escribir. Como si el libro estuviese compuesto por lo primero que se le pasó por la cabeza durante un par de tardes. Esa forma de escribir, poco forzada, aparentemente poco trabajada (no sé si será así), es, últimamente, mi debilidad literaria. 'Lolito', a grandes rasgos, trata sobre un adolescente y su círculo, sobre su día a día. Las breves conversaciones con su padre me matan a ternura. 
'Lolito' es un libro de entrelibros. Para mi los libros de entrelibros son obras ligeras que necesariamente tienen que ir entre otras grandes obras, más pesadas, más sesudas y más conscientes. Son libros para tomarse un respiro y 'Lolito' cumple dicha función a la perfección. Iré a por un tercero, seguro.  

No hay comentarios: