lunes, 31 de marzo de 2014

Visitas al videoclub II - CAPOTE


El sábado fuimos a hacer la compra y a la vuelta nos debió caer encima toda la lluvia de Madrid. Aún a riesgo de seguir avejentando nuestros hábitos, acabamos viendo Capote y tomando tilas. Leí A sangre fría hace unos meses sabiendo que supuso el encumbramiento absoluto y posterior decadencia literaria de Truman Capote. Al acabarlo se había convertido en uno de mis libros favoritos. Siguiendo el mismo patrón empezamos a ver Capote sin saber muy bien el contexto donde se desarrollaba la trama así que pueden suponer lo bien que me encajó. Pensamos, también sin saberlo, que Capote debió ser carne de Oscar. Y efectivamente. El señor Seymour Hoffman hace un bordado de su personaje que ni las monjas belgas ciegas los vestidos de novia.

No hay comentarios: