martes, 1 de abril de 2014

EL GRAN HOTEL BUDAPEST





A pesar de mi absoluta admiración por Wes Anderson confieso que hubo partes de la trama en las que me costó entrar. Y esto, gratuitamente y por poner un 'pero'. En cualquiera de los casos, obviando perspectivas personales que no tienen ni el conocimiento ni el derecho de criticar, el espectáculo en este mundo paralelo está más que garantizado. Como plus: las películas de Anderson siempre son un descanso visual para los iniciados en el TOC en su rama del orden por el siguiente motivo: 



No hay comentarios: