domingo, 8 de noviembre de 2015

SOBREVIVIR

El lujo de ahora es el espacio. 
El no buscar las ofertas del supermercado. Escoger la marca cara de cervezas. 
El lujo de ahora es no estar pendiente de la hora a la que cierra el Metro. El poder coger un taxi, si es demasiado tarde. 
El lujo de ahora es tener flores en el jarrón. 
Pedir comida a domicilio un jueves, cuando se está demasiado cansado para continuar. 
El lujo de ahora es tener la opción de no comprar en Ikea y tener la opción de no comprar en Zara.
Poner la calefacción cuando ya van dos capas de ropa y aún así sigue el frío. 
El lujo de ahora son dos o tres pases de cine al mes. Un teatro. Un concierto. Descuentos incluidos. 
Un par de libros, no siempre de bolsillo.
El lujo de ahora es el avión en clase turista para ir a ver a la familia más de dos veces al año. 
Ese capricho de billete marrón. 
El lujo de ahora es permitirse ser persona con inquietudes de cualquier tipo. 
Una conversación en un restaurante. 

El lujo de ahora es triste y feo. 


Ilustración: Christopher DeLorenzo. 

No hay comentarios: